You are here

Cómo cambiar la bombona de butano

 

Cambiar la bombona de butano es un procedimiento necesario para todos aquellos consumidores que tienen gas butano en casa.

El cambio de la bombona de butano puede realizarlo el propio usuario teniendo en cuenta tan sólo unos pocos conceptos básicos.


¿Qué es una bombona de butano?

La bombona de butano es la única forma en la que los consumidores domésticos pueden disfrutar del gas butano. Este combustible es un gas licuado del petróleo al igual que ocure con el gas propano. Se obtiene mediante el refinado del petróleo o a través de la extracción del propio gas natural.

El gas butano tiene un alto poder calorífico, por lo que supone una buena alternativa energética a otras fuentes más caras como la electricidad para los equipos de calor de una vivienda o incluso de establecimientos de restauración.

Las bombonas de butano son los envases en los que se comercializa el butano. Estas botellas pueden ser de diferentes tipos y se adquieren de dos formas:

  1. En estaciones de servicio autorizadas del proveedor de butano
  2. Mediante el reparto a domicilio

¿Para qué puedo usar una bombona de butano?

Las bombonas de butano habitualmente se utilizan para la cocina y el horno de gas. No obstante, es un gas perfecto para ser utilizado en todo tipo de gasodomésticos caloríficos.

Generalmente, se utiliza en menos ocasiones para calderas de butano conectadas a calefacción de gas, ya que suelen necesitar un mayor consumo de combustible y habría que cambiar la botella más a menudo.

Sin embargo, sí que es un suministro recurrente para calentadores de agua de gas. En resumen, podríamos decir que las situaciones en las que es recomendable la utilización del butano son las siguientes:

  • Cocina y hornos de gas
  • Calentadores de agua con gas
  • Estufas de gas portátiles
  • Barbacoas de gas
  • Chimeneas de gas
  • Autocaravanas y equipos portátiles
  • Segundas residencias, como alternativa al gas natural y ahorrar en el término fijo del gas

Hay que tener en cuenta que en todos aquellos casos en los que sea necesario utilizar los aparatos en el exterior es importante controlar la temperatura ambiente. Y es que el gas butano no gasifica correctamente a bajas temperaturas. Es decir, por debajo de los 0°C, es como si el gas se congelara.

Por esta misma razón, es importante que en lugares muy fríos las bombonas de butano se almacenen en lugares bien ventilados pero protegidos. Si no, en estas zonas tan frías se recomienda utilizar gas propano en lugar de butano, ya que éste aguanta perfectamente hasta -40°C.

Tipos de bombona de butano

Como consumidor puedes encontrar diferentes tipos de bombonas de butano en las estaciones de servicio o cuando las pides a domicilio. Cada una de ellas tendrá una capacidad y también un precio u otro.

  1. Bombona de butano de 12'5kg. Ésta es la bombona de butano tradicional, la de color naranja. Esta botella lleva una carga de 12'5kg de gas, y tiene un peso en vacío superior a 8kg, por lo que su precio está regulado por el Gobierno.
  2. Bombona de butano de aluminio. Son las nuevas bombonas de butano desarrolladas por los propios proveedores de butano. Estas botellas se caracterizan por ser más ligeras que las tradicionales, ya que están fabricadas en materiales menos pesados, como el aluminio. Prácticamente con la misma carga de gas, estas bombonas son más cómodas de transportar y más ergonómicas en su diseño. Su precio, sin embargo, está liberalizado, ya que su tara es menor a los 8kg. Cada proveedor fija el precio que cree conveniente por esta bombona de butano.
  3. Bombona de butano pequeña. Son las botellas que se utilizan para pequeñas estufas, caravanas y acampadas. Tradicionalmente se conocen como camping gas, y suelen incorporar una rejilla para cocinar con su salida directa de gas. A día de hoy también se pueden encontrar bombonas de butano pequeñas exactamente iguales a las botellas de butano de aluminio pero con una carga de gas de 6kg. De esta forma, es más cómodo para el usuario transportarlas cuando es necesario.

La disponibilidad de estas botellas depende del proveedor, pero también del servicio de reparto que tengan si se solicita a domicilio e incluso de las existencias que tenga dicha estación de servicio.

Además, para adquirir cualquiera de ellas es preciso firmar un contrato de butano con el distribuidor. A la hora de firmar este contrato, es posible que el cliente deba abonar el alta del contrato, así como una fianza por las botellas de butano, la cual le será devuelta si a la finalización del contrato ha devuelto todas las bombonas vacías.

Devolver bombonas vacías Si las bombonas están alquiladas al proveedor, la devolución de las bombonas vacías podrá hacerse en una estación de servicio o solicitando su recogida a domicilio. En este momento se debe devolver al cliente la fianza abonada al inicio del contrato. Si, por el contrario, las bombonas de butano las ha comprado directamente, pueden recogérselas en un establecimiento autorizado, pero no recibirá la devolución de ningún importe.

Cómo se cambia la bombona de butano

Las bombonas de butano deben reponerse cada vez que se agota el gas. Esto implica acudir a la estación de servicio a comprar una nueva devolviendo el casco vacío, o solicitar la entrega a domicilio para que recojan también la bombona vacía.

Cambiar la bombona de butano es una operación bastante sencilla, pero hay que tener claros algunos puntos antes de llevarlo a cabo. Por lo general, todas las bombonas de butano están preparadas para poder ser utilizadas en una instalación de gas butano estándar, incluso las nuevas bombonas de butano de aluminio.

En primer lugar, hay que saber diferenciar cuáles son las partes de la instalación de butano y de la bombona que intervienen:

  • Goma o manguera de butano: es el tubo flexible que conecta la bombona con la instalación de gas, ya sea de la cocina o del calentador de agua. Estas gomas tienen fecha de caducidad porque se desgastan con la alta presión del gas, por lo que es importante fijarnos en que esté correctamente al hacer el cambio de la bombona.
  • Llave del gas: es la llave general de paso del gas.
  • Regulador: que establece la cantidad de gas que debe salir de la bombona.
  • Válvula de conexión: que permite el enganche de la propia bombona con la abrazadera.
  • Abrazadera: que conecta la bombona con el tubo flexible por donde circula el gas.

Una vez identificados todos los elementos, para proceder al cambio de la bombona de butano sólo es necesario seguir los siguientes pasos:

  1. Desconectar la llave de paso de la abrazadera y retirar la bombona antigua.
  2. Cerrar la llave de paso del gas hasta los aparatos conectados.
  3. Comprobar que la manguera del gas está en correctas condiciones.
  4. Retirar el guardaválvulas de la bombona.
  5. Comprobar que la llave de paso de la abrazadera de la instalación está cerrada.
  6. Encajar la abrazadera sobre la válvula y enganchar bien la goma.
  7. Comprobar si está bien enganchada tirando ligeramente de la abrazadera.
  8. Abrir las llaves de paso y comprobar que el gas circula correctamente.

¿Quién puede cambiar la bombona de butano?

La bombona de butano puede cambiarla el propio usuario teniendo en cuenta el procedimiento anterior y tomando todas las precauciones necesarias. No obstante, si al consumidor le cuesta entenderse con este tipo de aparatos, siempre puede solicitar al propio repartidor de butano que le ayude con la conexión.

En este caso, es mejor consultar si es posible obtener este servicio al solicitar la entrega a domicilio. Habitualmente, esta operación la realiza el operario de forma gratuita.

Recomendaciones de seguridad para las bombonas de butano

El gas butano es un suministro seguro, ya que en caso de fuga se detecta fácilmente gracias al aditivo de olor que se le añade. No obstante, el butano es un gas altamente inflamable, por lo que conviene tener en cuenta las siguientes recomendaciones de seguridad al manipular las bombonas de butano:

  • Butano con seguridad
  • Reserva las bombonas de butano de repuesto alejadas de la bombona en funcionamiento.
  • Mantén las bombonas almacenadas en un lugar bien ventilado.
  • No retires el guardaválvulas ni el tapón de seguridad de las bombonas que no estés utilizando.
  • No vuelques la bombona cuando se esté agotando.
  • No golpear las bombonas ni cubrirlas.
  • Realiza la revisión de la instalación de gas butano cada cinco años.
Pide butano:
Lead Source